Dispuestos a soñar

...Quiero brincar al vació, quiero saltarme tu olvido, quiero atender mis latidos, y morirme antes de que llegue tu egoísmo...

viernes, 8 de abril de 2011

Como una rutina muy maligna, al pie del cañón sigo por las rutas que llevan al fin de algo, algo nuevo que nadie sabe como es, cada uno pudo haber visto algo distinto, eso es lo bueno de la vida, según dicen los viejos sabios, cada uno logra una experiencia, cada uno hace su propio camino al andar por aquellos caminos mal gastados, cada quien logra llegar a la meta que no es meta, cada quien lo hace porque tiene fe en eso y simplemente es lo que anhela, pero hay quienes no pueden, no lo logran y se pierden, pero es porque no colocaron el empeño suficiente para hacerlo, bueno o al menos los grandes adultos suelen decir eso, yo quien soy, una simple muchacha, creo que hay quienes no lo logran porque simplemente su ruta no era la misma que la de los demás. ¿Quien dice que es lo correcto? ¿Quien dice que hay que sacrificarse hasta el final? ¿Quien dice eso? Como una rutina casi imposible, me siento al pie de una montaña, a la cual frecuento cada día que necesito un poco de mí y de nadie más, como tal, una muchacha algo egoísta, como tal una muchacha simple y pensadora, que no piensa, que solo filosofa, una filosofía barata, pero también ¿Quien cuestiona eso? ¿Quien es quien dice que es filosofía de la buena? ¿Quien? Sigue filosofando sin llegar a nada, pero esta en un buen camino, le dicen el resto del mundo, porque hace lo que es correcto, no rompe reglas, no revoluciona estados, no habla demasiado, o solo puras palabras que no tienen significado, muchacha que piensa y escribe, muchacha que empezó a dejar de hacerlo, quien hoy en día solo dice, y mal le sale, porque hace ya tiempo nada decía, y ahora todo le sale mal armado. Ella sigue creyendo que hay personas que son felices aunque no llegan al Gran final del camino, aquel glorioso que todos padres quieren para sus hijos, ella tiene fe en su propia fe, aunque de día en día se queda sin ella, pero quien dice, quizás logre lo que todos quieren, quizás logre lo que puede, lo que el destino le tenga preparado o quizás se quede sin ánimos para seguir continuando...Ella sigue por sobre todas las cosa escapando a su montaña, al fin del mundo, donde solo sabe estar con ella y animarse a pensar en todo y en la misma nada. Se cuelga de nubes y de estrellas, pero a sus pies los posa sobre piedras, porque no hace falta divagar sin saber donde uno se encuentra, bien firme a la tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario