Dispuestos a soñar

...Quiero brincar al vació, quiero saltarme tu olvido, quiero atender mis latidos, y morirme antes de que llegue tu egoísmo...

martes, 7 de septiembre de 2010

Marea alta.


Camino por aquella cornisa,
donde los sueños no aterrizan,
donde el viento es amenazante,
mis pies descalzos tocan la piedra caliza,
donde has de ocultarte entre tantas luces,
el mar ofrece su danza en ofrenda a mi caída,
la noche me captura,
y la helada me tortura,
mi vestido amenaza rasgarse,
y la luces de la ciudad miran,
despavoridas corren por aquella ruta,
los faroles me alumbran,
sigo corriendo por aquella cornisa,
la melodía del mar me hipnotiza,
la ciudad ha quedado tan lejana,
que solo inspira mirarla,
y no importa si es que duele demasiado,
pero no regresaría aquella muchedumbre,
me has dicho que el amor ha de quemar mas,
ha de destrozar los lugares intactos,
como un virus carcome por doquier el pecho,
no podría doler nada mas si es que no regresaras,
por que mi lugar ha de estar aquí instalada en la caliza,
aguardando que te des vuelta y te decidas volver.
el cielo comienza a caerse,
las olas golpean con rencor,
el amor que teníamos agoniza a la distancia,
pero yo ya me he decidido,
saltar y sentirte flotando,
que el viento te embolse y te haga pedazos,
las rocas ya no duelen,
el mar quema despacio,
las algas me aferran al piso,
y observo desde abajo,
el paso triste del hombre al que he amado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario